Carne

Publicado // 1 comentario
Desde pequeño he creído que la carne comestible sólo podía ser de un tipo: de pollo. Poco a poco la gente me ha ido haciendo saber que hay más tipos de carne comestible, como la de vaca, de cerdo, incluso de avestruz o de pubis.

A mí me parece de muy mal gusto extender esas creencias irracionales, cuando todos sabemos que los animales son de distintas clases hasta que mueren y se convierten en pollos. El caso de una oveja es fácil de entender, cuando la oveja vive se la puede denominar oveja, y además es una oveja en sí misma como oveja. Pero cuando fenece, abandona su antigua condición, es una ex-oveja: un nuevo pollo. De esta forma, es correcto afirmar que un cordero tiene muy sabrosa carne de pollo.

Incluso algunos peces son pollos. La lubina, el rape y el salmón entre ellos. En el caso del salmón, hay que introducir un nuevo concepto: hemos de considerar al oso un pollificador. Es decir, esos gráciles osos que esperan en el río a que los salmones remonten para escamocharlos, están acabando con la vida de los salmones y por tanto pollificándolos.


1 comentario:

  1. Llego 10 años tarde, pero llego. Es muy interesante lo que cuentas sobre los animales que mueren, los ex-vivos que pasan a ser pollos. Para mí toda carne no-viva en el plato seguirá siendo siempre pollo.
    Me alegra que pienses como yo. Saber que no soy la única que piensa así mientras come pollo.

    ResponderEliminar