El hambre en Asia

Publicado // 31 comentarios
Casi todas las tardes me meto en Google Imágenes y escribo "niño gordo", y con tan poca cosa paso el día. Veo unas cuantas fotos de niños gordos y me río mucho y me imagino que me los como y les dibujo mentalmente una nariz de lechón, y todo ello me provoca una alegría que me ayuda a sobrellevar la molicie de la vida contemporánea.

Aún así, los mejores niños gordos se repiten en las primeras páginas de resultados, y ya me conozco de memoria sus mofletes y sus papadas y sus facciones porcinas. Por eso, hoy he decidido innovar y añadir un término a mi búsqueda habitual: "NIÑO GORDO CHINO". Esperaba unir lo mejor de los dos mundos, los niños gordos y los niños chinos, a cuál más gracioso.

Creo que ha sido la mejor idea de mi vida, porque he descubierto a mi nueva inspiración, mi musa:

"MADRE, RELLÉNAME LA ESCUDILLA, QUE ME HE COMIDO TODO EL CONTENIDO DE LA ESCUDILLA PERO TODAVÍA TENGO MUCHA HAMBRE"

Ahí está. El niño más chino y más gordo que jamás ha habido. La criatura más bella sobre la Tierra. La esperanza de la humanidad. Dios te salve, niño gordo chino.
[Leer más]

Puyol quiere que disfrutes

Publicado // 26 comentarios
Ayer visité la página web de Carles Puyol, porque me gusta visitar las webs de los iconos de la sociedad actual, como Puyol; y de la sociedad pasada, como don José de Echegaray. Aunque don José de Echegaray, injustísimamente, no tiene página web. Lo que sí tiene es un premio Nobel y nadie lo sabe. Qué triste vida la de don José de Echegaray. En 1881 se le calentó la mano y escribió El Gran Galeoto, le gustaba la dramaturgia a don José.

Pero volviendo a la web de Puyol, el bueno de Carles recibe al visitante con el siguiente vídeo:



[Leer más]

El terror blandito

Publicado // 37 comentarios
Pensé que era un buen día para comprar una esponja y ahora voy a morir.

No quiero pecar de exagerado, pero la situación es compleja y turbadora y de poca risa. Esta mañana he pensado que ya iba siendo hora de sustituir mi esponja de baño, puesto que se encontraba reducida a un gurruño informe que no permitía una correcta utilización, y al final siempre tenía que recurrir a una frotación manual, sobre todo en la parte que comprende las ingles y los huevos por detrás hasta el culo, sin dar muchos detalles.

Así pues, he ido al supermercado y me he hecho con una esponja. Parecía una esponja cualquiera, graciosa incluso. He recuperado su envoltorio, es éste:


Como se puede observar, ofrece una "higiene divertida para los más pequeños", y a mí la higiene sólo me gusta cuando es divertida, no cuando es aburrida y sórdida y tiene que ver con cambiarse la dentadura y cortarse las uñas. Por otro lado, me he sentido bastante rebelde desafiando las leyes del marketing y comprando un producto del cual no soy target comercial, al no pertenecer a "los más pequeños". De hecho, me he sentido tan rebelde que me han entrado unas ganas irrefrenables de votar a UPyD, pero como no es día electoral pues no he podido.

Por si estos no fueran motivos suficientes para comprarla, la esponja tenía forma de gato pequeño sonriente. De gatete. De GATETE CHICO.
Un gatete bicolor, azul por un lado y rosa por el otro, con el terrible peligro de que un día laves al niño con el lado rosa y se te vuelva bujarras, o laves a la niña con el lado azul y se te vuelva puta, porque ya sabemos que en España el equivalente femenino de maricón es puta.

[Leer más]

Acerca del incidente con Paraguay

Publicado //
Nunca me ha gustado "explicar el chiste" a quien no lo ha cogido, pero allá vamos:

Hace poco más de una semana me vi involucrado en una turbia polémica de carácter internacional, después de protagonizar un sketch televisivo previo al partido España - Paraguay del Mundial de fútbol.

En dicho sketch interpretaba a Pedro M. Estuardo, un personaje contrario a la selección española, ataviado con gafas y nariz de plástico, que utilizaba desde el comienzo del campeonato todo tipo de malas artes para desconcentrar al equipo español. La idea era crear un personaje odioso y despreciable que diera el contrapunto a la euforia generalizada, un aguafiestas que provocaba rechazo y risa a la vez, debido a la pataleta continua, a lo absurdo, vil y desmesurado de sus actos.

Antes de otros partidos, llamó de madrugada al hotel de los jugadores para dar bocinazos, les insultó y descalificó repetidamente con datos falsos, dijo que España era el cuarto país de la península, que perderían con el Albacete juvenil femenino, que Del Bosque había trabajado mucho para elegir a los peores 23 jugadores entre cuarenta millones, que todos los goles españoles eran con la mano y en fuera de juego, se vistió con la camiseta de Honduras, desfiló con la bandera portuguesa, incluso había hecho vudú con un muñeco de Piqué para llevar la desgracia a la Roja. En este contexto, dos días antes del partido frente Paraguay, Estuardo decía que había apadrinado a una niña paraguaya, Zunilda, y a continuación la supuesta niña, con las mismas gafas y nariz del personaje (¿se puede hacer más obvio el esperpento?), aparecía en un lastimoso vídeo con el burdo objetivo de apenar a los jugadores españoles y que éstos se dejaran ganar por Paraguay.

[Leer más]